Bipowered

Curación

La curación de las enfermedades físicas y espirituales son una parte importante del ministerio de Cristo. Está en la Biblia, Mateo 4:23, "Y recorrió Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo".

La curación física no es el don más importante que Dios puede concedernos. Está en la Biblia, Mateo 9:2, "Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados".

Recibimos curación física porque Dios desea curarnos espiritualmente. Está en la Biblia, Mateo 9:6, "Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa".

La curación espiritual ha sido provista por la muerte de Cristo por nuestros pecados. Está en la Biblia, Isaías 53:4-5, "Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados".

Los milagros de curación validaron el ministerio de la iglesia primitiva. Está en la Biblia, Hechos 5:16, "Y aun de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados".

Aunque los milagros son una señal del ministerio de Dios, debemos estar alerta porque Satanás también puede hacer milagros. Está en la Biblia, Apocalipsis 16:14, "Pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso".

Lo milagroso nunca revoca la necesidad de fe personal. Está en la Biblia, Juan 20:29-31. "Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron. Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre".

El obedecer las instrucciones de Dios origina sanidad. Está en la Biblia, Éxodo 15:26, "Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová tu sanador".

Dios puede proveer curación para las enfermedades terminales. Está en la Biblia, Salmo 107:20, "Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina".

La oración de fe, simbolizada por el ungimiento con aceite, produce curación. Está en la Biblia, Santiago 5:14-15, "¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados".

¿Quién está en Línea?

Miembros en línea actualmente: 0

Invitados en línea actualmente: 8